las cuatro estaciones: otoño e invierno Stephen King

otono_e_invierno

Al igual que en los dos primeros relatos, primavera y verano, que completan esta serie, Stephen King explora con escalofriante lucidez los niveles más profundos de la mente del ser humano. Esa barrera invisible donde se traspasan los límites de la razón, la moral o el bien, para dejar paso al instinto más primitivo, al poder de la sombra y a la imaginación, donde el hombre, no en vano todos tenemos algo de doctor Jekyll y algo de míster Hyde, da rienda suelta a las pasiones más inconfesables e inquietantes, pero no por ello menos reales.

Este tomo se compone de dos relatos:

  • El cuerpo: Otoño de inocencia
  • El método de respiración: Cuento de invierno

stand-by-me

El cuerpo: otoño de inocencia

Sinopsis

El viaje de cuatro chicos en busca del cadáver de un niño perdido en el bosque marcará el comienzo del fin de su infancia, dejando una marca indeleble en cada uno.

Opinión

Es el relato más largo de los cuatro, consta de más de 200 páginas en mi edición y también es el que más me ha gustado, entretenido, amistoso, adorables las relaciones de los cuatro chicos, su amistad, lo unidos que están, las tonterías que se dicen los unos a los otros, es adorable. Stephen King es bastante bueno retratando este tipo de relaciones como ya hizo con IT. Tiene una versión cinematográfica que se llama Stand by me y es maravillosa también, los actores son entrañables y la música y la escena es perfecta. Para mí no es un relato desagradable ni de terror, todo lo contrario, es una historia de amistad y de unión. El caso es que lo del cadáver es lo de menos, lo menos importante aunque desencadene toda la historia. Admito que la parte de las sanguijuelas me mareo, pero según el prólogo de King que hay en mi edición no lo pudo evitar, tenía que meter algo con un toque de miedo, pero por todo lo demás los cuatro niños les coges mucho cariño, tanto en el libro como en la película.

Aquí un fragmento:

Las cosas más importantes son siempre las más difíciles de contar. Son cosas de las que uno se avergüenza, porque las palabras las degradan. Al formular de manera verbal algo que mentalmente nos parecía ilimitado, lo reducimos a tamaño natural. Claro que eso no es todo ¿verdad? Todo aquello que consideramos más importante está siempre demasiado cerca de nuestros sentimientos y deseos más recónditos, como marcas hacia un tesoro que los enemigos ansiaran robarnos. Y a veces hacemos revelaciones de este tipo y nos encontramos sólo con la mirada extrañada de la gente que no entiende en absoluto lo que hemos contado, ni por qué nos puede parecer tan importante como para que casi se nos quiebre la voz al contarlo. Creo que eso es precisamente lo peor. Que el secreto lo siga siendo, no por falta de un narrador, sino por falta de un oyente comprensivo.

Tenia yo casi trece años cuando vi por primera vez a una persona muerta. Ocurrió en mil novecientos sesenta, hace ya mucho tiempo… aunque,a veces, no me parece tanto. Sobre todo, cuando despierto de noche tras haber visto en sueños el granizo que caía en sus ojos abiertos.

 El método de respiración: cuento de invierno

Sinopsis

Una joven mujer decidida y de temple inquebrantable está dispuesta a superarlo todo con tal de llevar adelante, contra viento y  marea, el nacimiento de su bebe.

Opinión

Este relato es muy cortito, se puede leer en una tarde, creo que no llega a las 100 páginas en mi edición y sinceramente es el más terrorífico de los cuatro, el único que yo podría considerar un cuento de terror, sobre todo en la escena final que no os voy a contar por si no lo habéis leído. Es mucha la angustia y la tensión que produce pero no por eso va a gustar menos, para muchos es el favorito de los cuatro, y0 me quedaría, como he mencionado antes, con el cuerpo, aún así este relato me ha gustado muchísimo. No puedo decir mucho de la trama porque al ser tan corto spoilearía mucho.

Aquí un pequeño fragmento:

La verdad es que no estoy muy seguro de atreverme a contarlo. Baste decir que era tan horripilante que durante semanas soñé con él; y en una ocasión Ellen clavó en mí los ojos, mientras desayunábamos y me preguntó por qué había gritado en plena noche de repente: “¡Su cabeza! ¡Su cabeza sigue gritando en la tierra!”. 

Tengo que añadir que es el único relato de las cuatro estaciones que no tiene adaptación cinematográfica.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s